Hasta siempre (blog cerrado)

Blogger censurará los artículos que quiera

Increíble pero cierto: Blogger ha anunciado que bloqueará determinados blogs y entradas de éstos según el país en el que vivas (#fuente). Para ello Google (propietaria de Blogger) redireccionará las URL, es decir, la URL de este blog es zadlander.blogspot.com, pues si vienes de España se redireccionará a zadlander.blogspot.es, o si provienes de Argentina, a zadlander.blogspot.ar, y así sucesivamente. ësto es algo que ya noté en las búsquedas de Google, ya que normalmente cuando escribes en un blog bastante leído, automáticamente aparece este artículo en los resultados de búsqueda de Google, sin embargo me he dado cuenta que en algunos artículos míos como La fotografía blasfema del ayuntamiento de Madrid y El fin de Educación para la Ciudadanía, el fin del adoctrinamiento en los que criticaba los intentos de imposición del ateísmo radical, experimentaban un retardo de exactamente media hora en aparecer en Google, mientras que los más de 350 artículos restantes no. No creo que sea coincidencia, sino una especie de filtro que tengan puesto para que los artículos con determinadas palabras sean revisados.

¿Pero qué será lo que consideren censurable? ¿Quién controlará si son legales estas censuras selectivas? Quizá este sea uno de los últimos artículos de este blog, y no porque quiera, sino porque quizá Google considere que decir que la inmigración perjudica a los españoles es censurable y lo bloquee. O quizá tampoco le guste este artículo que estoy escribiendo criticando a Blogger y Google y lo borre. Ya ni tan siquiera en Internet hay libertad, y ésto parece cada vez más una dictadura, en la que lanzan la advertencia y después de bloquearán cuando quieran, como quieran y por lo que quieran. Quizá haya en Google un tipo trabajando al que no le gusten las ideas que expreso en este blog bajo el amparo del Artículo 16 de la Constitución:
Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.
Hasta pronto, si Blogger me deja expresarme, claro.

7 COMENTARIOS:

(El blog no se hace responsable de los comentarios reproducidos a continuación).
Saturnino José dijo...

No a la censura. Tal vez haya que buscar otro alojador de blog y arruinarles el negocio. Cuando se les toca el bolsillo enseguida reaccionan.

Alfonso Atocha Aguilar dijo...

es que me parece increíble. A lo mejor va a tener uno que empezar de cero en tumblr.com solamente porque te hechan por suprimir contenido "inadecuado". O sea, lo que no les guste.

JAD dijo...

Curioso artículo, ya que un par de veces he comentado alguna de tus entradas manifestando mi desacuerdo con lo que se comentaba en ellas. Siempre con respeto. Y las he visto borradas, en cuestión de 24 horas.

Curioso artículo, sí. Viva la opinión y la libertad de opinar. Pero que viva la mía.

¿Por qué sigo metiéndome en el blog? a lo mejor te preguntas. Porque me gusta saber cómo opinan los que piensan distinto a mí.

Alfonso Atocha Aguilar dijo...

Pues muy bien por ti.

Alfonso Atocha Aguilar dijo...

Pero ten en cuenta que tú siempre eres libre de crearte tu propio blog y poner ahí tus opiniones sin interferir en las de los demás.

JAD dijo...

No tengo el tiempo ni la creativa suficiente para hacerlo, pero sí para intentar aportar puntos de vista.

Está bien que podamos opinar cada uno por nuestra cuenta, pero la tolerancia se demuestra cuando las opiniones distintas comparten lugar.

Perdón si he sido brusco en el primer comentario. Es tu blog, y lo manejarás como creas conveniente, pero borrar esas opiniones te convertía en lo mismo que criticabas en el artículo.

Señor Ogro. dijo...

En estos tiempos de gran hermano, donde las libertades individuales van desapareciendo a velocidad de vertigo, donde los estados se ven complementados por sus hermanos metomentodos; ayuntas, diputaciones, autonomias...etc.. en estos tiempos la libertad de expresion, en especial en internet, no es plato de buen gusto para los siervos de lo politicamente correcto.